Es para celebrar que llegue un órgano de esta categoría a nuestra ciudad. Y por supuesto es de agradecer que un grupo de alcalareños se hayan preocupado y ocupado de hacerlo realidad.

En las cofradías de Alcalá se reúnen tantas valiosas voluntades y buenas personas trabajadoras, que son unos de los colectivos más activos y enriquecedores de nuestra ciudad. (Y no me refiero a nada religioso)

Equipo de alcalareños al rescate del Órgano Escocés

Equipo de alcalareños al rescate del Órgano Escocés

En este caso, después de leer el interesante artículo de A. Mallado, que nos invita a visualizar la aventura de nuestros paisanos como un «rescate» tipo «Los Monument Men», no cabe duda de que ha debido ser una aventura muy interesante, que además ha tenido un final muy feliz.

El equipo de alcalareños desplazados a por el Órgano.

El equipo de alcalareños desplazados a por el Órgano.

Aquí podéis encontrar la web oficial del órgano de Alcalá

Algunos pensarán que hay otras cosas más importantes que hacer en Alcalá que traer un Órgano, con el paro que hay, la vivienda, la injusticia social y la falta de democracia en el mundo. Y seguramente ese será el motivo por el que ellos (los críticos) no se han traído el órgano ellos mismo, porque estaban ocupados arreglando el mundo o gastando dinero público en cambiar el nombre de las calles.

No creas que hay poca gente que piensa eso, lo que pasa es que muy pocos lo dicen. Las cofradías en Alcalá no tienen un color específico político, bueno… mejor dicho, tienen los mismos colores que el pueblo, porque son gente del pueblo. Como debe ser.

Por ese motivo, ni la izquierda más «anti-iglesia» se mete con estas cosas, aunque lo piensa. Antes hipócritas que sin votos. Como la mayor parte de los partidos. Ahí no hay diferencias. Pero la crítica a la Iglesia es la materia preferida de quién lo es.

El arte y la cultura, en este caso la música, han convivido con la humanidad en todos los momentos históricos haciendo que seamos humanidad, y no un grupo de monos.  Las motivaciones por las que cada uno ha invertido en crear este tipo de actividades, normalmente  poco «tangibles» como riqueza, ni siempre han sido buenas razones ni todas las cosas que se han creado se conservan. Así que cada vez que por una buena razón algo cultural se crea, debemos estar agradecidos y ayudar a conservarlo. Deberían dar un premio, reconocimiento público desde el Ayuntamiento, a las personas que han promovido esto. Son comportamientos que debemos trasladar a nuestros hijos como constructivos y positivos. No perdamos la ocasión de hacer algo bien, Sres. del Ayuntamiento.

El anterior órgano parece que fue quemado durante la Guerra Civil.

Afortunadamente, la famosa «Ley de Memoria Histórica» no prohíbe que se recuperen cosas que quemó un bando ni nada así. Es estupendo que hoy entre todos podamos hacer de la música un punto de unión, incluso dejando la cuestión religiosa a parte.

El órgano viene de Iglesia escocesa que había caído en desuso. Hemos adoptado un instrumento que ha sufrido sus avatares históricos, incluido la construcción de uno nuevo con piezas del antiguo e incluso un fuego.

Se buscaba, por 50 Libras al año, en 1897 un "Organista y Director de Coro" para la Iglesia del que proviene el órgano de Santiago. Casualmente, el organista también es director de Coro aquí.

Se buscaba, por 50 Libras al año, en 1897 un «Organista y Director de Coro» para la Iglesia del que proviene el órgano de Santiago. Casualmente, el organista también es El Director del Coro aquí.

En 1915 fue trasladado hasta la Riverside Methodist Churh, de donde es este video:

En el Registro Histórico Británico de Órganos , ya pone que se ha enviado a algún sitio de España. Mismamente a Alcalá, habría que decirles. También se pueden ver algunas fotos en su última ubicación.

Tiene un certificado de Órgano Histórico de Tipo II, que viene a decir que por su valor histórico debe garantizarse todo esfuerzo para conservarlo.

Certificado de tipo II

Certificado de tipo II

Curiosamente, el que aparece como fabricante del órgano original, Peter Conacher, se crio en esa ciudad. Los fabricantes de Órganos no abundan, y seguro que justo en el órgano que era para su ciudad puso más esmero. Luego el órgano fue reformado por Albert Keates.

 Y por favor, también lee el artículo del Blog Literario «Carmina«,  que hace un precioso, detallado y ameno relato de los hechos, del que tomo prestada la siguiente foto para crearte interés en ver el resto.

Por cierto, en la web oficial hay una página de donaciones para colaborar.

Nos llevamos el órgano para su nueva casa.

Nos llevamos el órgano para su nueva casa.

 La Noticia:

____________________________

Las notas de un monumental órgano de tubos han vuelto a resonar ya en las viejas bóvedas de la iglesia de Santiago de Alcalá de Guadaíra. Es la recuperación de un elemento patrimonial que tuvo el templo y que perdió cuando lo incendiaron en 1936, un bucle de la historia para Alcalá, aunque haya sido necesario ir hasta Escocia para cerrarlo.

El órgano que ya ha quedado bendecido y que ha deleitado a los alcalareños con un primer concierto. Estaba hasta no hace mucho en una iglesia metodista de la localidad de Blairgowrie, en Escocia. El periplo de su llegada a Alcalá es una historia de amor por su ciudad y de compromiso con la cultura de un grupo de alcalareños, que han escrito una hermosa historia.

Joaquín Bono Caraballo descubre en la música de órgano y en la fisonomía de este singular instrumento una pasión que le hace interesarse por los órganos de tubo. Comparte este interés con el coadjutor de Santiago, el sacerdote Manuel Ángel Cano, músico, director de la afamada coral polifónica de la Hermandad de Jesús Nazareno de Alcalá y además organista. Un órgano de tubos en Santiago se les antoja a ambos como un sueño. Pero como poco más de un sueño. Les parecía algo inalcanzable.

El contacto de Joaquín con el mundo de los organeros y organistas, le lleva a conocer al organista sevillano, Jesús Sampedro Muñoz. Ambos comienzan a buscar órganos por toda Europa, con la ayuda de Internet. Joaquín localiza un en Francia que estaba en venta y va a verlo, pero su estado era muy malo. Primer intento nulo.

Aparece luego otro en Escocia. Una iglesia metodista de una pequeña localidad se vende, por falta de fieles y en el ajuar del templo está un monumental órgano romántico de 1870. Este tiene mejor pinta, aún está en funcionamiento. La oportunidad era única y el órgano queda comprado rápidamente. Pero ahora falta traerlo a Alcalá. Hay que desmontarlo, meterlo en un tráiler y colocarlo en Santiago. Joaquín recluta a su equipo, un grupo al modo de los «monuments men» de la Segunda Guerra Mundial. Son sus dos hermanos Francisco y Antonio, su primo Rogelio Caraballo y su amigo José Antonio Rico. Allí encuentran (…)

Leer artículo completo en el ABC