Dos años después, los ecologistas de Alcalá de Guadaíra vuelven a tomar la iniciativa de trabajar por su pueblo y su cultura sin pedirle nada a nadie. 20 personas acudieron a tomar las herramientas de jardinería y, empleando medio día libre de su fin de semana, tratar de conservar este precioso tesoro de molino para nuestros hijos.

Según noticias, también se acercó un grupo de los Scouts de Alcalá, cuyos niños ayudaron en mover las ramas, troncos y zarzas que los adultos desincrustaban de los muros del molino. --> SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA... <--