Es evidente que tener un hospital nuevo es bueno para los alcalareños, pero también es caro. Muy caro.

Tampoco es simple. Nada simple. A lo mejor lo tienen bien estudiado,  pero decirlo es barato y simple.  Bien intencionado, pero… mal momento para gastar dinero en abrir un hospital que seguramente además se habrá deteriorado mucho desde que se cerró.

¿Qué tal si la oposición hace una auditoría de las listas de espera? Las de verdad. Para comprobar si un paciente está en la lista de espera oficial desde el principio, y no lo meten en las listas cuando están a punto de atenderlo para que sean mas cortas y cumplir objetivos. No los médicos, los políticos. Una vez “medido” lo real, y “conocido” cuánto nos cuesta, si queremos que nos atiendan antes: nos costará más dinero o habrá que cambiar la forma de gestión. Abrir un hospital  puede ser una solución, pero conocer cuánto nos costará o lo que habrá que cambiar será un buen comienzo. --> SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA... <--