Coincidencia de fechas

Coincidencia de fechas

Se rompió el amor en San Valentín. Es triste la coincidencia. Pero no completamente. Todavía queda el cariño. Una llama. La echan pero ella se quiere quedar, por amor a sus siglas. Ha reclamado sus derechos por la vía administrativa interna, con toda delicadeza, pidiendo la reconciliación. Pero ha sido por venganza (dice), por despecho de un compañero. Bueno, de un ex-compañero al que echó. Seguramente una buena decisión, hay que reconocerlo. Su compañera y futura ex-compañera, Concejal de Ciudadanos, forma el triángulo del desamor político. La llave, la cerradura del despacho del Ayuntamiento, de su Grupo Municipal, puede que se le cierre ahora a ella, si se convierte en Concejal no adscrita. Sería irónico. Por ahí dicen que también había otra compañera que mandaba, pero de ella que hablen los que sepan de primeras. Luchar por que te quieran incluso aunque no quieran quererte:

Pide que la vuelvan a querer en la casa de la que la han echado: Ciudadanos. Pero les  deja caer a los periodistas lo mal que hacen las cosas en Sevilla, en la regional de Ciudadanos. Supongo que para hacer amigos, sino con amores, con buenas razones. En Sevilla le van a hacer un arco con sables en la entrada, para que entre con honores en su sede. A veces te quieren más de lo que tú quisieras y es peor.   Todas las votaciones (incluida la de Alcalde a Limones) con el acuerdo de Ciudadanos, menos la última, según ella. La del Atraco el Treinta. La de la transferencia de urgencia a la empresa municipal “Innovar en Alcalá”. En esta última, le dan instrucciones verbales, por teléfono, un rato antes. Dice. Las disyuntivas existen. La tensión. Asumir la responsabilidad. Elegir entre el mal menor:
  • Opción 1: Desobedecer y que paguen los alcalareños, pero salvamos al PSOE y a “algo importante” que hace allí.
  • Opción 2: Obedecer, que pague Limones y su grupo del PSOE, y… perdemos “algo importante”…. en Alcalá.

No hay duda. Siempre lo mejor para Alcalá. Para el empleo en general o sólo algunos empleos. Desconozco si lo llegó a cuantificar y sobre todo si ya estaba “reflexionado”. No es cuestión de improvisar ni de acatar instrucciones de los desinformados de Sevilla, ¿mal metidos por un mal compañero? Otras cosas que seguramente son verdad.

Se puede acertar si te equivocas dos veces.  Colón pensaba que iba a la India (error) y que estaba más cerca (error). --> SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA... <--