Quiero hablar de la multa que han puesto a una prostituta por estar desnuda. Un tema complicado, un tema humano.

Muchos nos creemos jueces. De ahí el éxito de la literatura y el cine en explotar sagas de justicieros. Llaman a lo más profundo de nosotros, donde se encuentra nuestro íntimo y personal sentido de la justicia perfecta e inmediata. Y nos encuentran dispuestos a creer en ello de forma instantánea. --> SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA... <--