Cuando ya no es sólo el PP el que lo dice, debemos empezar a pensar que algo verdaderamente serio está pasando.

Lo básico es que si no tienes mayoría en el Ayuntamiento, necesitas pactar los presupuestos para aprobarlos. Es un juego democrático natural, normal, que no debería ser un trauma para nadie. Pero el Ayuntamiento de Alcalá ni los ha pactado ni ha seguido los procesos alternativos legales para situaciones de bloqueo por retrasos, prorrogas o lo que sea. No es admisible que esto pase y a los ciudadanos nos de igual. Es como aceptar que no tienen que dar ni la más mínima explicación legal de la priorización en el gasto. Y eso nos corresponde decidirlo a la mayoría de los alcalareños y no sólo a su actual minoría de concejales. --> SEGUIR LEYENDO LA NOTICIA... <--