Esta semana hemos leído que Alcalá de Guadaíra aparece en algunos rankings que analizan a las Ciudades Españolas, sobre empleo y población principalmente. Veamos tres de ellos.

Es una de las ventajas de haber superado los 75.000 habitantes, ya que entramos en una zona mucho más visible para este tipo de análisis. Alcalá de Guadaíra es una de las 126 ciudades analizadas con 34 parámetros distintos.

Se trata de un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística, usando un patrón que luego se agrega a un estudio con todos los países de la Unión Europea.

De las 126 Ciudades analizadas, Alcalá de Guadaíra es la octava en proporción de la población en paro, con un 34,4% de parados.

Alcalá de Guadaíra es la octava ciudad española con más porcentaje de su población en paro.

Y esto contrasta absolutamente con el porcentaje de población que trabaja en el sector industrial, ya que Alcalá tiene uno de los valores más altos de España.

Alcalá de Guadaíra es  la tercera ciudad española con más porcentaje de empleo en el sector industrial.

Lógicamente, Alcalá es una de las poblaciones con menor proporción de empleo en el sector servicios 62,4% y, la diferencia, un 11,7% seguramente en el agropecuario.

Lo paradójico es tener el paro muy alto y en cambio estar muy industrializados. Una de las respuestas posibles es que una parte importante del empleo que hay en Alcalá, no está ocupado por personas residentes en Alcalá sino de personas residentes en otras localidades.

Convivir con extranjeros con normalidad es signo de salud social y prosperidad.

Pero todavía más ilustrativo me ha parecido el porcentaje de residente extranjeros, en el que somos la cuarta por la cola de las 126 ciudades españolas. Tan sólo un 2,1% de nuestros vecinos son extranjeros.

 

Alcalá de Guadaíra es la cuarta por la cola en porcentaje de población extranjera

El porcentaje de población extranjera es todo un semáforo que nos marca el bienestar y las oportunidades de la zona.

  • Hay ciudades con muchos extranjeros residentes porque son zonas con un clima y naturaleza privilegiados, que les anima a considerarlos para vivir en su jubilación o montar negocios para los que se jubilan allí.
  • Hay ciudades con muchos extranjeros residentes porque trabajan en multinacionales, necesitan estar cerca de puntos logísticos, comunicaciones y servicios para sus familias, sobre todo con hijos extranjeros en edad escolar.
  • Y hay ciudades con muchos extranjeros residentes porque ven que hay prosperidad, empleo, oportunidades de encontrar un trabajo para mantener a sus familias e integrarse en una comunidad próspera.

Pues ninguno de los tres casos es lo suficientemente atractivo para que que Alcalá de Guadaíra no esté a la cola de la lista. Alcalá tiene el 2.1% cuando Sevilla tiene el 4.3% , Huelva el 4.1%, Granada el 5.6%, Ávila el 8.3%, Cuenca el 8.5%…

Nuestros hijos deben crecer conviviendo y conociendo otras culturas, en un entorno de igualdad y oportunidades a vivir en otras ciudades.

Es posible que alguno esté hasta contento, pensado que estamos mejor sin “tantos extranjeros” como en otras ciudades que ocupan puestos de trabajo de los nacionales, o generan otros tipos de problemas de convivencia. Pero además de ser un pensamiento “xenófobo”, es un pensamiento equivocado. Una cosa es que “se descontrole” una ciudad por la llegada masiva en poco tiempo de muchas personas para integrarse a la vez, provocando inevitables conflictos, y otra cosa es que no venga nadie. ¡¡Porque no vienen ni obligados!!

Ya preferiría yo tener “una prosperidad” que nos genere ese tipo de problemas, a sufrir el desierto de expectativas que ha generado Alcalá en los últimos 25 o 30 años. Para añadirle penurias, en los últimos años se han cerrado un montón de industrias que han empeorado la situación.

Algún día lo conseguiremos arreglar ente todos, pero de momento estamos lejos de los promedios razonables.

Pero no tenemos que preocuparnos, El PSOE que sustituyó al PSOE para renovarse en Alcalá tras 30 años, lo arreglará en otros 30 años.

La Alcaldesa está nombrando gente de confianza para dar un golpe de timón “pasteloso”, contratando a gente que Limones ya metió en su diseño de solución.

Igualmente, el debacle del “Susanismo” hará que los partidarios de Limones que salieron a la Junta, e incluso a Madrid, vuelvan a casa por Navidad y para siempre. Quizás para intentar desbancar a la Alcaldesa y que se vuelva a renovar el PSOE de Alcalá, con el PSOE antiguo. Total, son todos los mismos desde siempre, incluyendo sagas familiares.

Es una especie de “endogamia” que nos empobrece, igual que no convivir con más extranjeros.  Ojalá algún día tengamos la mente más abierta y probemos otras cosas. Para darnos la oportunidad de que algo cambie de verdad.