En Alcalá han sucedido sucesos extraños. Cosas que no entienden los que lo sufren. Situaciones que durante días y semanas no obtienen respuesta. Nieblas pesadas de cemento, barrios grises con patios de colegio nevados, con algo que tiene aspecto de… cenizas.

Ahora, al cabo de meses, lo quieren explicar con dos líneas vagas, pero no es nada correcto. En mi opinión, profundizan en el error que están cometiendo con los alcalareños y los otros vecinos de los Alcores. Lo explico.

Continúa la batalla legal y de comunicación entre la Cementera Portland y la Plataforma contra la Incineradora de los Alcores. En los últimos días hemos leído dos noticias al respecto. Una con origen en una de prensa de la cementera y la otra con origen en la Plataforma.

Antes de nada, insistir en que sigo pensando que la mejor salida a esta situación es una salida negociada. Ya he escrito varios comentarios sobre esto que puedes ver completos aquí. También, para ser justos, hay otras empresas que podrían contaminar más pero no llaman tanto la atención. Cargar todo sobre la cementera no sería equitativo.

Yo no quiero que se otorgue a una empresa Alcalá una licencia para incinerar muchos mas residuos de todo tipo que ninguna otra planta y mucho mas cerca de un núcleo urbano que la mayoría de las plantas. Unas cifras record.

¿Por qué?

Porque no me fío de que estén bien las leyes europeas, ni de que estén bien los controles de la Junta, ni del Ayuntamiento ni la propia empresa interesada. Por supuesto que es una opinión y no es información. A mí me influye la opinión pública, la prensa, los documentales. Lo que pensamos el pueblo que no entendemos de incineración, pero si entendemos de dimensiones, comparaciones, cercanías y riesgos. La licencia es por tanta cantidad comparada con otras plantas y se quemará por tanto tiempo tan cerca, que no me fío. Cuando se hayan jubilado todos los que ahora están decidiendo sobre esto, la fábrica seguirá quemando residuos.  Algún día pasará algo y no voy a apoyarlo con las cifras actuales.

Pero… todos los temas administrativos se salvarán y, si es legal, incinerarán y no valdrá para nada el último cambio “truquito” del PGOU. Y esto sin contar con las consecuencias del retraso, tanto económicas (que nos puedan reclamar vía el Ayuntamiento), como sociales por los puestos de trabajo directos e indirectos en peligro.

Tampoco nos interesa que, sin pruebas, Alcalá se señale como un lugar “peligroso” para vivir o una ciudad que no deja progresar a sus empresas.

La Niebla siempre es inquietante si no comprendes su origen. Si no es natural, es natural que te preocupes.

La Niebla siempre es inquietante si no comprendes su origen. Si no es natural, es natural que te preocupes.

Por ello, insisto en que una solución negociada es lo mejor para todos. Menos cantidad, limitado en el tiempo, menos variedad de residuos y el compromiso de instalar en el futuro sistemas alternativos para que los hornos no dependan de los residuos o el muy contaminante combustible actual. De forma que en el mismo momento que se detecte un problema, no haya que elegir entre cerrar la fábrica o aguantarse con el problema. Planificar.

No creo necesario explicar por qué no me fío de las Leyes, y los controles de La Junta y Ayuntamiento.  Los accidentes existen, han existido y existirán. ¿Cuántos políticos han dimitido por un desastre medioambiental? ¿Y técnicos?

Pero la empresa lo ha podido hacer mejor. Es doloroso leer esta explicación de lo que llaman “El incidente de Noviembre”, y que los vecinos sólo llamaban “avería de un filtro“:

EPISODIOS DE NOVIEMBRE

Ha recordado, por otro lado, que los episodios ocurridos el pasado mes de noviembre en el entorno “ya fueron aclarados por la Consejería de Medio Ambiente, y, en cualquier caso, no se trató de ninguna avería, sino de un proceso controlado y comunicado”.

Episodios, incidentes, expedientes… ¿Y los papeles enseñados a tiempo para evitar el miedo?

Así no van a convencer a nadie de su buena voluntad ni de su diligencia. Puede que todo sea legal, puede que hayan salvado multas o incorrecciones administrativas, pero no han ganado nuestra confianza.

Desconozco si en su sistema de calidad y auditorías recientes han incluido “INFORMAR A LOS VECINOS ANTES Y MÁS DETALLADAMENTE QUE A LAS AUTORIDADES DE TODO LO QUE LES AFECTE”.

Por supuesto que no es su obligación hacerlo, pero tampoco es obligación de los vecinos creerles. La confianza se gana con hechos comprometidos y directos, mucho más que con notas de prensa o diapositivas en las aulas.

  • Colgar en su web las comunicaciones que hicieron y hagan, selladas con los registros de entrada en los organismos competentes.
  • Notificar de forma pública y fehaciente las averías, las paradas con riesgo o lo que sea que pueda afectar a los vecinos.
  • Expliquen a los vecinos los riesgos y como prevenir.

En definitiva, interesarse realmente por sus interesados cercanos: Los vecinos.

Los vecinos no vamos a decidir si es o no legal algo, pero opinamos. Puede que tenga valor nuestra opinión sólo cada cuatro años, o puede que antes también, pero no se publicarían tantas notas de prensa si no importase nada lo que pensamos los ciudadanos.

No es necesario investigar "casos" si la información se da por adelantado o sobre la marcha. Así se genera tranquilidad y no inquietud.

No es necesario investigar “casos” si la información se da por adelantado o sobre la marcha. Así se genera tranquilidad y no inquietud.

La noticia:

___________________________________________________

Fábrica de Cementos Portland lamenta la “manipulación de información” en contra de su proyecto de valorización

La fábrica de Cementos Portland Valderrivas en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) ha lamentado la “manipulación” de información en contra de su proyecto de planta de valorización, por lo que ha aclarado que la aprobación por parte del Pleno del Ayuntamiento alcalareño de la modificación puntual del PGOU “no supone reparar ninguna laguna normativa, pues la valorización energética de residuos es una técnica que se encuentra totalmente regulada por la normativa europea, nacional y autonómica, organismos competentes en esta materia”.

Portland se ha pronunciado de esta forma ante “diversas informaciones publicadas en contra del proyecto de sustitución de combustibles que necesita implementar en su planta de Alcalá de Guadaíra”.

Según ha informado la empresa en una nota de prensa, debido a la “manipulación de información” que entiende se está produciendo por parte de determinados colectivos, la fábrica de Alcalá de Guadaíra se ve en la obligación de precisar que su proyecto, que pretende sustituir parcialmente los combustibles que actualmente emplea por otros combustibles no peligrosos producidos en plantas de tratamiento y reciclaje de residuos, “se está ejecutando ya en 29 de las 33 fábricas de producción de cemento de España y en otros muchos centros productivos de otros sectores industriales.

Asimismo, Cementos Portland ha asegurado que cuenta con autorización ambiental, al tratarse de “una técnica ampliamente utilizada en los países más desarrollados, entre los que se incluye España, y que, además, las propias directrices de la Unión Europea marcan como necesario para la adecuada gestión de los residuos, recomendando la prevención, reutilización, reciclaje, valorización material, valorización energética y, por último, el depósito en vertedero, y definiéndola como mejor técnica disponible que garantiza la seguridad y salud de personas y entorno”. (…)

Leer la noticia completa en Ecodiario

The following two tabs change content below.