Después de el inverosímil debate entre Margallo y Junqueras,  y de conocer que el principal argumento de los independentistas catalanes para evitar la intranquilidad del  «vacío» legal es que sus ciudadanos «neo-catalanes» conservarán la nacionalidad española, me queda poco espacio para la esperanza. Aquí me explico.

Empieza a haber gente y empresas que se están mojando, pero la mayoría no se moja. Se ve que existe una razonable sospecha de que esto es imparable, y todos quieren poder ir a comprar el pan al día siguiente sin que les llamen traidores, o sin que les recuerden durante años que ellos eran «españolistas» y que ahora son extranjeros en su tierra.

Pío! Pío! Yo no he sido... pío.

Pío! Pío! Yo no he sido… pío.

Recuerdo hace años una conversación REAL entre personas muy mayores, que habían vivido la Guerra Civil y la hambruna de la postguerra.  Más o menos resumido, decía uno de ellos, hablando de algo en relación con Jordi Pujol cuando era aun honorable:

«No os engañéis, cada vez que piden de mentira por su nacionalidad se les calla dándoles más, se lo quedarán, pedirán más y volverán a pedir echando la culpa de todo a España. Y cuando no haya más para repartir ni nadie a quién culpar, se querrán ir de España de verdad. No hay otra salida en ese camino.»

Y otro anciano le respondió con un argumento que entonces sonaba más «moderno» que el anterior:

 «España es mucho mejor ahora con las autonomías. No puedes negarlo. Estos son ajustes normales y debemos quitarnos miedos del pasado. Con lo que nos ha costado la democracia  y la libertad, nadie hará nada para poner en verdadero riesgo nada. Es una pantomima que pasará.»

Sabiduría y experiencia, pero vieron el resultado pasados los años.

Sabiduría y experiencia, pero vieron el resultado pasados los años.

Recuerdo perfectamente esa conversación y como no se pudieron de acuerdo, pero no se acaloraron. Ninguno estaba totalmente seguro de que el otro no tuviera algo de razón, supongo.

Ahora, pasados los años, tengo que concluir que gracias a que la mayoría de los españoles pensaba en «moderno» que lo que pedían era pasajero, y gracias a permitir que controlasen la educación, la comunicación y el presupuesto, hemos hecho entre todos que el argumento «teóricamente retrógrado» sea el verdaderamente acertado.

No quiero ofender, pero voy a generalizar. Lo siento si eres parte de una numerosa  excepción. Escribo en un blog, no es ni libro ni un ensayo. Así que o te cuento las cosas visualmente a riesgo de generalizar o no funcionará mi intento por comunicarme contigo.

RESULTADOS DEL REFERÉNDUM DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978

COMUNIDADES  NO BLANCO NULO ABSTENCIÓN
ANDALUCÍA 91’85% 5’48% 2’07% 0’58% 30’49%
ARAGÓN 88’09% 6’72% 4’65% 0’52% 26’45%
ASTURIAS 88’58% 8’39% 2’13% 0’88% 38’21%
BALEARES 89’46% 4’82% 4’87% 0’83% 29’81%
CANARIAS 91’89% 4’36% 3’17% 0’55% 37’09%
CANTABRIA 83’50% 12’46% 3’43% 0’59% 28’84%
CASTILLA Y LEÓN 85’06% 9’16% 4’97% 0’80% 28’62%
CASTILLA-LA MANCHA 84’32% 11’78% 3’11% 0’77% 26’18%
CATALUÑA 90’46% 4’61% 4’23% 0’68% 32’09%
CEUTA Y MELILLA 88’30% 8’45% 2’74% 0’50% 30’40%
COMUNIDAD VALENCIANA 88’84% 6,97% 3’44% 0’73% 25’86%
EUSKADI 69’11% 23’53% 5’74% 1’60% 55’34%
EXTREMADURA 89’29% 7’34% 2’74% 0’61% 29’49%
GALICIA 89’04% 5’80% 3’97% 1’13% 49’79%
LA RIOJA 86’59% 7’83% 4’70% 0’86% 27’53%
MADRID 86’14% 10’11% 3’02% 0’71% 27’76%
MURCIA 90’77% 6’21% 2’43% 0’57% 28’56%
NAVARRA 75’70% 16’95% 6’40% 0’94% 33’37%

¿Qué hemos hecho con las generaciones «democráticas» crecidas en Catalunya desde los 70?

Los catalanes menores de 45 años pero mayores de 35 han sido criados en la demanda de su diferencia, alimentados con el rencor por la anterior opresión franquista, cebados con el orgullo de merecer más de lo que tenían, y engañados por una pléyade de ladrones (que también eran catalanes) que usaron todo eso para  enriquecerse o posicionarse de por vida. Lo pasaron mal para prosperar (culpa de España) pero luego prosperaron mucho (gracias a ser catalanes).

Polémico tema histórico. Punto de partida y evolución hasta 2010.

Polémico tema histórico. Punto de partida y evolución hasta 2010.

Los menores de 35 y hasta 25, ya fueron educados en un metódico catalanismo, bebiendo lo que la televisión pública catalana les servía (antes de la TDT) y (sin Internet) los medios de comunicación de masas subvencionados con publicidad consideraban digno de resaltar: Bueno lo de dentro, malo lo de fuera. Estos lo han pasado muy, muy mal durante la crisis económica actual. Tienen claro que España no ha gestionado la crisis correctamente. Hay una Cataluña ideal que no existe, pero que podría existir y seria mejor para todos.

Los menores de 25 años  son iguales en toda España. Salvo honrosas excepciones, pasan de política. O estudian o se divierten o tienen muchos problemas. Y si hacen las tres cosas, mejor. Estudio, me lo paso bien pero mis sueños están oprimidos. Como están en contra de la generación anterior, pero no pueden estar en contra de su «sueño nacional», se radicalizan hacia la izquierda.

Hombres, Mujeres & Viceversa también es el programa más visto en Cataluña, desgraciadamente. Aunque no porque sea en español (seguro), piden su retirada también.

Hombres, Mujeres & Viceversa también es el programa más visto en Cataluña, desgraciadamente. Aunque no porque sea en español (seguro), piden su retirada también.

 

¿Y la generación de mayores de 45? ¿La flor y nata de la política catalana?

Es la que se lucró, se posicionó, alimentó, ensoñó, condicionó, enfadó, pidió, y ahora dice a todos que la única solución es la independencia.

Es la generación que transforma con éxito cada argumento a favor de la unidad, en una amenaza desconsiderada para impedir que un sueño se haga realidad.

La generación que cuando el estado es muy generoso, lo describe como «lo hace porque le obligamos», y que cuando no hace lo que se le pide, lo señala como «sordo y sesgado contra ellos».

Estoy muy triste. Todos hemos caído en la trampa que han preparado. Hablamos de estas elecciones como si fueran a decidir algo. No es verdad. No van a decidir nada.

¿Habéis visto en algún lado alguna declaración de «independentistas» sobre lo que pasaría si ganan los «no independentistas»?

Si ganasen los «españoles de Cataluña», sería sólo considerada una elección al parlamento catalán. Ningún independentista renunciaría a sus objetivo e intenciones. La culpa sería otra vez de España por hacer imposible preguntar las cosas adecuadamente. No hay tregua. Habrá otro intento pronto. No es el punto y final. Es un punto y seguido.

Contrasta con lo que dicen que pasaría si ganan los independentistas. Sería un punto y final. No hay retorno.

Manos que no pueden cortar su brida. Necesita ayuda exterior.

Manos que no pueden cortar su brida. Necesita ayuda exterior.

Sus planes son como una brida de plástico usada como unas esposas contra el Estado Español, que sólo se pueden apretar en las muñecas de Cataluña hasta que topa con el hueso y corta la circulación. Después, sin sangre oxigenada, sólo hay que esperar a que necrose y  para seguir apretando las bridas y separar las manos del cuerpo. No se pueden aflojar las bridas de plástico. Sólo cortar la brida. Pero no se puede. Solo los catalanes pueden cortar su brida, y son sus manos las que están atadas por ensoñaciones de grandezas unos y miedos de traición otros.

En esta historia viene al rescate Europa, la OTAN, la ONU o el resto de los países del mundo. Tristemente lo que somos los españoles o lo que dejamos de ser, nos lo creemos en función de lo que piensan otros países.

¿Cómo sería el día de después de ganar la independencia? (Lo único que todos se preguntan. El otro resultado no importa)

Pues ahí es donde viene la genialidad de los mayores de 45 años. Esa generación que está dividida entre los «silenciosos» que no quieren problemas, y los que han causado todos los problemas actuales:

«No va a pasar nada malo. Tranquilos. Seguiremos siendo españoles por la buenas y por lo tanto Europeos, aunque también catalanes.»

Es decir, como ahora.

¿Quién pagaría las pensiones cotizadas? ¿Quién pagaría la deuda?

«Las pensiones cotizadas en España las pagará España por las buenas. La deuda la paga España por las buenas.»

Es decir, como ahora.

Pasaporte de la Federación Unida de Planetas - Star trek

Pasaporte de la Federación Unida de Planetas – Star trek

Entonces, si los ciudadanos van a seguir siendo españoles por las buenas, cobrando sus pensiones por las buenas y pagando España la deuda pre-existente por las buenas, ¿Qué es la independencia?

«LA INDEPENDENCIA ES LA DE LOS POLITICOS INDEPENDENDISTAS. SON ELLOS LOS QUE NO QUIEREN DEPENDER DE NADIE DE FUERA DE CATALUÑA PARA JUZGAR O SER JUZGADO

Quiero compartir una experiencia personal muy fuerte que ilustra la situación. En un tema profesional hace unos 9 años, tuve bastante relación con una importante Monja catalana. Ésta famosa religiosa tenía toda mi admiración por la labor social que realizaba. Creo que es una de las personas más buenas y humanas que he conocido, si la juzgo por su labor social.

Pues durante un modesto almuerzo de trabajo, después de un par de años de colaboración, ya en confianza aunque sin beber vino, me vino a decir lo siguiente:

«Al principio me resistía a trabajar con vosotros. Como sabes estoy en contra de la globalización y sus efectos, y si puedo contratar los servicios en Cataluña, eso hago. Lo que pasa es que realmente lo que tenéis no lo hay aquí.»

Te aseguro que tardé unos segundos en reaccionar, pero lo hice. ¿Globalización? ¿Globalización era trabajar con una empresa de Sevilla? ¿Conmigo? Sorprendentemente para mí, no se disculpó. Me explicó lo mismo tantas veces como expresé mi descuerdo, hasta que al final cambió de tema. No volvimos a compartir otra reunión.

Esa mujer no pensaba nada malo de mí. Ni de los andaluces. Simplemente se sentía entre la privilegiada élite intelectual capaz de juzgar sin ser juzgada. De poner una frontera donde no la hay para saber hasta donde llega su dominio elitista.

En lugar de descubrir nuevas fronteras, es más cómodo inventarlas.

En lugar de descubrir nuevas fronteras, es más cómodo inventarlas.

Tengo tantos amigos y amigas catalanes, además de familiares, que me ha permitido relativizar las cosas hasta un mundano egoísmo interesado y ególatra. Allí, en nuestra Cataluña, lo que hay es un enorme movimiento de independentistas que está compuesto por reducidas elites egoístas y ególatras, pero acompañadas por bien intencionadas personas muy engañadas y manipuladas. Pero todos son igual de culpables. Hoy no hay excusa para ser manipulado si uno no quiere. Internet no ha existido hasta hace casi nada.

Mirando tu propio ombligo no verás más allá de la punta de tu nariz.

Mirando tu propio ombligo no verás más allá de la punta de tu nariz.

Yo no quiero que Cataluña se independice, pero no por temas económicos ni por la selección de fútbol, ni por las pensiones, ni la deuda. No quiero porque yo quiero a Cataluña.

Quiero a mis amigos catalanes. Quiero a su historia y su lengua. Barcelona es una de mis ciudades favoritas del mundo, pero al contrario que otras, yo considero Barcelona como mía.  No quiero perder mi posesión. La siento mía. También me siento orgulloso de compartir con mis amigos catalanes a nuestra Sevilla. Nuestra por suya y mía. Yo se la enseño y se la regalo.

Precioso banco de Barcelona en la Plaza de España de Sevilla

Precioso banco de Barcelona en la Plaza de España de Sevilla

En una catástrofe, no sería capaz de donar tantos recursos de mi casa por ayudar a gente en cualquier país del mundo, en comparación con lo que haría por ayudar a cualquier parte de España. Así lo siento. Y lo haría por Cataluña desde el corazón de mi educación. Emocional.

¿Cómo voy a querer que se independice Cataluña?

Lo que no puedo entender, porque no tiene explicación, es como tanta gente allí no siente lo mismo por mi familia. O si lo siente, por qué están callados.

Yo les quiero aun así.

Yo quiero a Catalunya

Yo quiero a Catalunya