Llegó la hora de los valientes. La feria está a punto de pasar y llega la otra feria, el fin de fiesta de la democracia. ¿Quién será el alcalde o la alcaldesa?

Los votos que va a retratar lo que de verdad cada uno quiere hacer con nuestra ciudad.

¿Quién le va a poner el cascabel al gato? Al gato de nuestro Ayuntamiento. Un gato que ha estado 35 años esculpiéndose a puño con un cincel en forma de rosa roja.

¿Quién le pone el cascabel de la regeneración al Ayuntamiento?

¿Quién le pone el cascabel de la regeneración al Ayuntamiento?

Enumeremos algunas preguntas de las que esperamos las respuestas en los próximos días:

¿Cada uno negociará pensando en Alcalá o seguirá instrucciones de sus centrales?

El “aliño alcalareño” es tan complicado que casi con que uno sólo de los partidos haga caso a su central, no sale nada.

Aquí se va a ver quién de verdad piensa valientemente en Alcalá y quién está en la orilla guardando su ropa mientras son otros los que se mojan el culo.  Cobardes que se puedan parapetar en la naturaleza de sus ideas, cuando el principal problema de nuestra ciudad es regenerar nuestro Ayuntamiento. No les va a dar tiempo a ninguno de los nuevos en 4 años a hacer una gran política, sin desmontar antes de forma urgente las miles de “pequeñas políticas” que pueden estar a punto de hacer estallar el Ayuntamiento.

¿Alguno será seducido por el PSOE?

De momento PP, Alcalá Puede, PA y AA-IU han manifestado expresamente que eso está descartado. De traicionar sus afirmaciones, sus votantes no se lo perdonarán. No importa que excusa pongan. Si disciplina de partido, si un “supuesto mal menor” gracias a un giro en el PSOE al soltar a Limones. Sus votantes no serán seducidos por los mismos argumentos que ellos y lo pagarán caro en las siguientes elecciones. Eso lo saben y por eso se han posicionado tan rápido.

Ciudadanos no es tan claro. No sabemos que haya dicho nada. En realidad no sabemos ni que haya hecho nada para merecer tener dos concejales. Pero ahí están. Calladitos. Agazapados. ¿Se mojarán ahora o esperarán al último minuto? Deberían hacerlo cuanto antes y así empezar a hacer verdadera política, en lugar de oportunismo. Sus votantes les demandan que digan algo. ¿Verdadero cambio o no en el Ayuntamiento?

¿De verdad el PP votaría a otra Alcaldesa si no hay otro remedio con tal de que no sea el PSOE?

Parece un acto de sinceridad y un sacrificio innecesario a estas alturas del partido, pero es casi lo único trascendente que todos han dicho sin ambigüedades. No hay forma de reinterpretarlo. Es claro. Podría ser el único caso en España en el que el PP votase a las candidaturas amparadas por Podemos, por ejemplo. Una apuesta que necesita también una respuesta clara por las otras partes.

¿Quien trabajará de verdad en el Ayuntamiento?

El PSOE debe ser el pasado de nuestro Ayuntamiento lo antes posible, pero es el presente. Y tanto su número de concejales como la experiencia que acumulan individualmente y colectivamente como organización, les hace el equipo más “capacitado”, con más “potencia” para manejar ese barco que se hunde que es nuestro Ayuntamiento. Lo que pasa es que el Ayuntamiento se hunde por ellos, así que no son solución de nada.

He hecho una valoración de la capacidad o potencia, que cada partido puede aportar a un gobierno en el Ayuntamiento. No es una valoración de lo acertado o desacertado de sus políticas, sino de la capacidad de gestión de un “barco complicado” municipal, en el que hay tripulantes que ESTAMOS DISPUESTOS AL CAMBIO, y otros que DE NINGUNA MANERA.

Potencia de gestión de cada Grupo Político

Potencia de gestión de cada Grupo Político

Para un mal acuerdo que no tenga potencia suficiente, casi mejor hundirnos con el PSOE y que tengan ellos que dar las explicaciones.

Ojalá entre todos sean capaces de encontrar una solución buena para el cambio, pero les va a llevar inevitablemente al límite de la generosidad y a enfrentarse con sus políticas nacionales.

¿Cuándo dimitirá Limones?

Cualquier acuerdo in-extremis con el PSOE, con explicaciones casi imposibles por los partidos, pero yahemos visto muchas cosas, pasa por la dimisión de Limones.

Se están quedando sin días para hacerlo y ver si hay algún efecto. Si sirve para algo o no sirve para nada. Pero de no hacer nada, no lo descubrirán. Yo creo que no va a valer para nada, pero casi es una obligación en su estrategia posible.

¿Cuánto durará cualquier acuerdo?

Esta es la segunda cuestión más importante de cualquier acuerdo. Quedan cuatro años por delante muy complicados, con tensiones y retos importantes. La generosidad no acabará con a elección del Alcalde o la Alcaldesa. Es un sacrificio para cuatro años y hay que ser un valiente para afrontarlo.

¿Serán valientes y coherentes poniendo Alcalá por delante?

Lo veremos en una semana.

The following two tabs change content below.