PSOE Alcalá de Guadaíra

Se rompió el amor propio por el momento.

Algunos creen que el PSOE de Alcalá se ha roto después de las elecciones al perder la mayoría. Es un pensamiento lógico para alguien desde fuera que piense que los liderazgos se resienten con las derrotas, bla, bla, bla….

Pero el PSOE de Alcalá estaba ya bastante roto antes de las elecciones. Es posible que el resultado obtenido sea tan insatisfactorio para ellos… justo por eso, porque ni ellos estaban convenidos de que lo harían bien.

La política municipal no es igual que la nacional o la autonómica. Las personas a las que les dicen algo o les prometen algo, luego se las encuentran cada día por la calle y les miran a los ojos. Les preguntan los votantes por lo suyo. No es una política de distancias largas mediáticas. De fotitos y declaraciones en medios. Es una política de causa-efecto en la que la credibilidad es la clave. La credibilidad del PSOE de Alcalá no se la han creído ni los del PSOE de Alcalá para esta campaña.

Pero Alcalá no se puede permitir no tener un PSOE fuerte y sano. Representan lo que han representado. Son más de 9.000 personas que se han acercado a votar con los ojos cerrados, con la nariz tapada y pitándoles los oídos, pero con el convencimiento de que a ellos les iría mejor si sigue el PSOE. A ellos como mínimo. Alguno pensará que incluso al pueblo en general, pero sobre todo a ellos.

9000 personas pueden estar equivocadas, pero son 9000 personas a las que hay que tener en cuenta y darle una futura representación digna en las instituciones. ¿Y quién se lo va a dar en el PSOE actual?

Una candidatura que realmente se han barajado dos listas  con alternancia desigual, insatisfactoria para todo, y en el que la primera mitad de la lista además es tremendamente diferente de la segunda mitad de la lista.

Una candidatura en la que la mayor parte de la primera mitad de la lista es responsable de lo que ha pasado o está a punto de pasar en el Ayuntamiento, y la segunda mitad de la lista no puede ser responsable de nada, simplemente porque no están ahí por estar capacitados para asumir responsabilidades en ningún caso.

Han ganado las elecciones, eso es verdad. ¿Pero quién va a querer llegar a un acuerdo con ellos?  ¿Quién se va a creer nada? ¿Quién se va a tragar con ellos los sapos que vienen de camino? Porque ninguno de ellos puede decir que no sabe lo que ha pasado, estuvo pasando y pasará.

Puede que durante las elecciones confiasen en que “Magic” Limones lo hiciera una vez más. Y que la patata caliente en forma de globo que se hincha pegado a un tenedor, aguantase otros cuatro años más en manos del eterno Alcalde. Pero no ha sido así. La patata no puede estar en las manos solitarias de Limones y al compartirla no funcionarán los mismos trucos. La patata sigue ahí y alguien tiene que cogerla, conseguir que no se siga hinchando y tratar de que no reviente en la cara de todos. Una patata heredada.

El PSOE está perdiendo el tiempo si piensa que con Limones hay solución, que no lo piensa, pero todavía más pierde el tiempo si piensa que hay solución con los siguientes de la lista. Susaneros o no. Es imposible. El riesgo para los demás partidos es tan grande, que sólo unos enormemente estúpidos y novatos de otros partidos se enredarían en la telaraña de “La Alcalá que sueñas”, para despertar cayendo por el barranco de una pesadilla que durará 4 años.

El PSOE de Alcalá sigue sin asumir públicamente su resultado. Es como si todos los demás hubieran cometido una pequeña equivocación que ellos están dispuestos a perdonar y solucionar con su habilidad. Como el Sevilla FC que mete un gol en la prórroga de corner marcado por su portero que sube a la desesperada. Aquí no hay portero, ni le van a poner el balón en el área chica para nada.

No puedo decir todo lo que sé porque se sabría quien me lo ha dicho de dentro, pero sólo los ilusos de la foto creen que siguen unidos, que hay esperanza y que no tienen la culpa. Los buenos, los talentosos, no ven salida para el grupo. Sólo están buscando su salida, puede que torpemente incluso echando curriculums ya en algunos sitios web poco discretos.

“¿Pero no habrá un sólo hombre bueno en Gomorra?” Seguro que sí. Pues que se ponga a trabajar en reconstruir el partido para que sus votos no dependan de la tradición, la irreflexión y la sopa boba. Alcalá necesita a un buen PSOE. Un partido digno que tiene valor por una ideas dignas. Tarde lo que tarde, apoyándose en 9000 personas entre las que hay seguro gente muy buena.

En el Ayuntamiento todos esperamos que vengan otros. El que sea, pero que vengan otros, por favor.

Mientras tanto a pasar una buena feria todos como si no pasase nada. Triste.